Reloj Regulador – Chopard LUC Regulator

Chopard Luc Regulator 1

Reloj Regulador – Chopard LUC Regulator. La sofisticación en la tecnología de los relojes de lujo no deja de sorprendernos con concepciones más o menos originales y complejas. Una de las aportaciones más interesantes es el reloj regulador,  en que se sitúan las manecillas en la esfera en ejes diferentes.

Reloj Regulador

Reloj Regulador – Chopard LUC Regulator

Un reloj regulador da un paso más en la lectura de la hora desenfocando la aguja horaria y primando la minutera. Es decir, dan prioridad en el dial a los minutos con respecto a las horas.

Historia del reloj regulador

Desde finales del siglo XVII estos relojes estaban ubicados en los observatorios astronómicos y servían de referencia para el resto de relojes cercanos,  por su precisión. Lo primordial no era sólo la indicación horaria sino la exposición de los minutos y segundos facilitando su lectura al separar y descentrar cada indicador. De esta manera se evitaba la superposición de los indicadores y se facilitaba la legibilidad y visibilidad.

A comienzos del siglo XIX el sistema del reloj regulador se trasladó a los relojes de bolsillo, adaptando su característica distribución de la esfera al tamaño del reloj de bolsillo,  pero sin perder un ápice de precisión como instrumento de medición horaria.

Actualmente, aunque el reloj regulador no es tan popular, sigue aportando al mundo de los relojes una estética específica y diferente que supone un motivo de inspiración para nuevas creaciones dentro de las marcas más prestigiosas.

Este es el caso de Chopard que ha creado el L.U.C. Regulator, una pieza que aglutina el movimiento 98.02-L con la estética de la caja L.U.C.

Además de ser una actualización del planteamiento de lectura de hora, esta pieza añade la particularidad de situar el dial horario a la altura de las 3h., de manera que con un solo vistazo se puede ver la hora sin tener que forzar el movimiento de muñeca.

Chopard LUC Regulator

Características del Reloj Regulador Chopard

La caja está fabricada en oro rosa de 18 quilates y su tamaño es ligeramente superior al de los relojes convencionales ya que tiene 43mm de diámetro cuando lo habitual oscila entre 40 ó 41mm. Habitualmente, un reloj regulador precisa de un tamaño mayor para albergar las diferentes medidas de tiempo descentradas.

La complejidad de su mecanismo encerrado en sus 9,78 mm de grosor aúnan excelentes prestaciones,  logrando un perfecto equilibrio y gran elegancia entre sus redondeadas formas con su acabado pulido y la corona de sección rectangular.

Su calibre 98.02.L. es una auténtica maravilla mecánica. La trasera de zafiro, alcanza una hermeticidad de 5 bar (50 metros) que aunque para un reloj deportivo sería limitado, tratándose de una pieza de vestir es más que suficiente.

Su esfera presenta la principal característica de este reloj regulador ya que dispone los marcadores horarios e indicadores de forma separada y totalmente  independientes. Horas, minutos, segundos, GMT, reserva de marcha y fecha aparecen integrados en un perfecto equilibrio estético, siendo el segundero el indiscutible protagonista ya que está indicado mediante una gran aguja central facetada y luminiscente que ha sido fabricada, al igual que la caja, en oro rosa y que marca el planteamiento estético de la pieza, característico de los L.U.C.

La esfera es plateada con un acabado satiné soleil en la que aparece integrada discretamente el marcador de fecha entre las cuatro y las cinco. Según algunos entendidos, el sistema de medición de los segundos resta precisión a la pieza, ya que los indicadores de la pequeña esfera del segundero –situada a las seis horas dentro de la esfera general-  disponen un marcador cada cinco segundos,  impidiendo saber el segundo exacto cuando la aguja se encuentra entre dos marcadores.

Las horas se marcan en una esfera independiente situada a las tres y se presenta con la misma estética –con la guja en oro rosa-  que el marcador principal, el de los minutos, para realzar la importancia de las horas con respecto a los indicadores restantes que son presentados más discretamente.

El indicador GMT de 24 horas facilita una lectura correcta con numerales para los pares y pequeños segmentos para los impares.

Chopard Luc Regulator 1

En cuanto a la excelente reserva de marcha, dispone de una autonomía de 9 días (216 horas) logrando una enorme precisión cronométrica gracias al sistema Quattro, uno de los logros técnicos de este reloj regulador.

El conjunto es una muestra indiscutible de armonía estética con un fin primordial, la precisión de la lectura de tiempo. Sin duda alguna, la elegancia y la exquisitez de los materiales con la que ha sido fabricado, así como su excelente mecánica, explican por qué esta pieza es un referente como reloj regulador.

Si quieres conocer más sobre el apasionante mundo de los relojes de lujo, su funcionamiento y su historia, no te pierdas nuestro Blog de Relojes.

Si te ha gustado el artículo, puedes compartirlo en tus redes sociales y ayudarnos a darnos a conocer. 🙂

¿Lo compartes?Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on Pinterest
worldwide

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *